Topologías de red: qué son y cuál es su clasificación
30 noviembre, 2022
Anuncio de asociación: AXESS Networks y Es’hailSat unen fuerzas en Qatar
11 enero, 2023
Topologías de red: qué son y cuál es su clasificación
30 noviembre, 2022
Anuncio de asociación: AXESS Networks y Es’hailSat unen fuerzas en Qatar
11 enero, 2023
Mostrar todo / Show all

Clima satelital y los satélites meteorológicos

Los satélites meteorológicos son fundamentales para comprender cómo funciona nuestro planeta en lo que respecta a su clima. El pronóstico del tiempo se realiza mediante la información capturada desde los satélites meteorológicos en órbita sobre nuestro planeta donde se detectan y analizan las características de la atmósfera y los diferentes factores que influyen en el clima y los fenómenos atmosféricos.


Algo de Historia

En 1946 nació la idea de las imágenes meteorológicas. Tomó varios años, pero en 1960, el primer satélite meteorológico exitoso fue puesto en órbita. Se llamaba TIROS-1. La NASA lanzó este satélite al espacio el 1 de abril de ese año.

ESSA y NOAA pronto los seguirían, poniendo en órbita satélites meteorológicos a fines de la década de 1960. El satélite Nimbus 3 mejoró enormemente los datos meteorológicos en 1969, cuando pudo medir la información de temperatura en la troposfera. La serie de satélites GOES comenzó en la década de 1970.

A fines de la década de 1970, los satélites de órbita polar tenían la capacidad de transmitir datos de viento cerca de la superficie del océano. Esto fue fundamental en el desarrollo del estudio de tormentas tropicales.


Características Generales

Los satélites meteorológicos son satélites lanzados por el hombre con el fin de recopilar datos meteorológicos del espacio.

Contienen un conjunto de herramientas que le permiten aprender parámetros meteorológicos básicos como la temperatura del aire, la precipitación y el viento, pero también avanzados como la capa de nieve y hielo de la Tierra, incendios a gran escala o erupciones volcánicas los cuales se ven mejor desde el espacio, así como para registrar fenómenos del clima espacial como las tormentas geomagnéticas.

La velocidad y la dirección del viento sobre el agua se miden en satélites con un dispositivo llamado dispersómetro o dispersómetro de radar el cual, mediante el envío de pulsos de microondas, el dispersómetro recibe señales reflejadas desde la superficie del mar y por su intensidad determina el grado de la ola provocada por el viento.


Tipos de satélites meteorológicos

Los satélites meteorológicos geoestacionarios orbitan la Tierra a una altitud de 35 880 km (22 300 millas) sobre el ecuador. Esta órbita asegura que permanezcan estacionarios con respecto a la Tierra en rotación y, por lo tanto, pueden registrar datos de forma continua o transmitir imágenes utilizando sensores de luz visible e infrarrojos, que luego son utilizados por los servicios meteorológicos. Esto permite que los satélites tomen una fotografía de la Tierra en el mismo lugar cada 30 minutos. Es interesante e importante notar que durante condiciones climáticas severas y extremas, estos satélites pueden tomar imágenes cada 5 a 15 minutos para un área más pequeña.

Los satélites meteorológicos de órbita polar orbitan la Tierra a una altitud mucho menor de 850 km (530 millas) en dirección norte-sur (o viceversa), pasando sobre los polos norte y sur. A diferencia de los satélites fijos, pueden observar cualquier ubicación en la Tierra: en particular, ven cada ubicación dos veces al día durante el día y la noche. En general, estos satélites son menos útiles para la observación del clima, pero son extremadamente valiosos porque brindan una resolución mucho mejor que el primer tipo de satélite debido a su proximidad a la Tierra, lo que nos permite obtener imágenes mucho más detalladas de tormentas, volcanes, deslizamientos de tierra, incendios forestales y otros fenómenos naturales en la Tierra simultáneamente.



Tipos de imágenes de satélite

Hay tres tipos de imágenes satelitales que los meteorólogos usan comúnmente. Estas son imágenes visibles, infrarrojas y de vapor de agua

Imágenes visibles

Las imágenes satelitales visibles solo se pueden ver durante el día, ya que las nubes reflejan la luz del sol. Se pueden señalar muchas características con imágenes visibles, incluida la determinación del desarrollo de tormentas antes de que lo haga el radar. Incluso puede determinar si la tierra está cubierta de nieve con imágenes visibles. Las imágenes en bucle ayudan a diferenciar entre la capa de nieve y las nubes.

Las imágenes satelitales visibles también pueden detectar humo, lo que ayuda a medir si un incendio forestal está creciendo. Los satélites fueron muy importantes para la temporada récord de incendios forestales de Australia este invierno.

Imágenes infrarrojas

Las imágenes infrarrojas pueden mostrar nubes de día o de noche. Las imágenes infrarrojas identifican la radiación de calor. Las nubes son mucho más frías que la tierra, por lo que son fácilmente identificables con imágenes infrarrojas. Si las nubes no irradian mucho calor, significa que están altas en el cielo y generalmente identifican tormentas eléctricas fuertes y severas. Las imágenes infrarrojas también pueden determinar la niebla en la noche.

Imágenes de vapor de agua

Las imágenes de vapor de agua se utilizan para determinar los niveles de humedad en ciertas áreas. La humedad se mide en el nivel de la atmósfera de 15,000 a 30,000 pies. Las áreas de alta humedad muestran colores más brillantes que las áreas de baja humedad. Determinar la humedad alta es fundamental para comprender las capacidades de lluvia.



Aplicaciones de los satélites

Los satélites meteorológicos están diseñados para monitorear la Tierra y, por lo tanto, están equipados con una gran variedad de sensores especializados, como infrarrojos, radar y sensores ópticos.

Son una herramienta esencial para ayudar a advertir a las personas sobre tormentas inminentes y condiciones climáticas extremas. Son fundamentales para monitorear y medir los efectos del calentamiento global.

Para el seguimiento de todo el planeta, se emplea un satélite meteorológico en una órbita ecuatorial geoestacionaria. Pero para el mapeo de cerca del clima, se colocan en órbita polar a solo unos cientos de kilómetros de altura.

  • Puede monitorear el clima en ‘tiempo real’.
  • Puede monitorear los efectos indirectos, como el uso de energía, midiendo la cantidad de luces de la ciudad en el lado nocturno del planeta.
  • Puede monitorear eventos a corto plazo, como incendios forestales o erupciones volcánicas.

Aunque muchos satélites meteorológicos son propiedad de gobiernos nacionales y están operados por ellos, también hay una serie de operadores comerciales que luego venden sus imágenes a otras organizaciones, como compañías de televisión que desean mostrar mapas meteorológicos.