SES y AXESS Networks habilitarán Minería Inteligente con O3b mPOWER
27 julio, 2022
Satélites pequeños o smallsats
Satélites pequeños o smallsats
8 agosto, 2022
Mostrar todo / Show all

Satélites de muy alto rendimiento (VHTS)

Satélites de muy alto rendimiento VHTS

Satélites de muy alto rendimiento VHTS

No hace mucho tiempo celebrábamos el inicio de la era de los satélites de alto rendimiento (HTS), los cuales hicieron posible entregar datos de banda ancha de alta velocidad a través de haces puntuales estrechos, permitiendo utilizar y reutilizar el espectro más eficientemente.

Sin embargo, para esta década de 2020, los días de los sistemas HTS con velocidades de 100 Gbps están a punto de volverse tan nostálgicos como los iPod.

Los fabricantes de satélites tienen la vista puesta en la próxima iteración de HTS: satélites de superalta capacidad, que pueden entregar hasta un terabyte de datos, permitiendo una gama más amplia de consumidores, comerciales y aplicaciones militares.

El último lote de satélites post-HTS —conocidos con frecuencia como satélites de muy alto rendimiento (VHTS)— se caracterizan por su flexibilidad, potencia y velocidades de 200 Gbps; además, permiten una experiencia de Internet óptima para los usuarios finales, por tierra, aire y mar.

Hughes Network Systems, junto con fabricantes de satélites y proveedores de servicios como Thales Alenia Space, Viasat, Inmarsat, Intelsat y otros, hace parte de un número creciente de desarrolladores de HTS que tienen la mirada puesta en ambiciones cada vez más altas.

Aun así, con todo el revuelo que hay en torno a VHTS, es necesario preguntarse si la próxima generación de HTS superpotentes tiene la capacidad de responder a las crecientes demandas.


Aumentando la capacidad

Los satélites de alto rendimiento, basados ​​en la premisa de que los satélites geosincrónicos de alta capacidad podrían reutilizar eficientemente la frecuencia en las bandas Ka y Ku, para entregar información sobre bandas estrechas a antenas de haz puntual en la Tierra, hicieron que el servicio satelital fijo de haz ancho tradicional se percibiera anticuado.

La gran idea era que, en lugar de tomar su espectro y distribuirlo en la Tierra en haces muy anchos, aprendería de la industria de la telefonía celular y usaría haces muy pequeños, reutilizando la frecuencia, el espectro, en estos haces muy pequeños. De esta manera, con HTS se obtiene mucha más capacidad.

Cuando ViaSat-1 ingresó al mercado en octubre de 2011 como un HTS en la banda Ka, con tasas de rendimiento de 140 Gbps, fue elogiado por tener más capacidad que cualquier otro satélite geosíncrono comercial en el mundo.

Luego, llegó ViaSat-2, que tiene una capacidad de alrededor de 260 Gbps o casi el doble del rendimiento de ViaSat-1. La compañía está trabajando actualmente en ViaSat-3, un trío de satélites de ultra alta capacidad, que ofrecerá una capacidad de más de un terabit por segundo.

Actualmente, tenemos consumidores de 20 años que esperan pagar y recibir contenido de banda ancha personalizado en múltiples teléfonos inteligentes, relojes digitales, asistentes domésticos y más; algo que habría sido imposible para sus padres Gen-X. El índice de redes visuales (VNI) de Cisco proyecta que, para este año, tendremos 5 700 millones de usuarios móviles accediendo a Internet en 12 300 millones de dispositivos y conexiones móviles.

Hoy se aplican dos enfoques en la fabricación de los satélites. Hay operadores que siguen un camino de muy alto rendimiento, como Viasat o Hughes, que quieren minimizar ese costo por gigabit por segundo, a través de satélites a gran escala; estos se centran principalmente en la banda ancha de consumo. La otra estrategia es adoptar un enfoque paso a paso para el suministro. Inmarsat GX, por ejemplo, prefiere tener un satélite más pequeño de alto rendimiento con mucha flexibilidad.

Así, el inicio de VHTS —con su promesa de velocidades mucho más altas y una mayor flexibilidad sobre el HTS tradicional— llega en el momento adecuado.

El negocio de las comunicaciones por satélite está cambiando de uno dominado por la transmisión de TV, a un negocio de acceso y movilidad de banda ancha. El objetivo es aumentar la capacidad del satélite a un terabit por segundo.


Gestión y optimización de la conectividad satelital

Desde la perspectiva de los fabricantes de satélites, el mayor desafío de la nueva década será ofrecer el menor costo posible por bps, manteniendo la calidad de experiencia requerida; esto representa un desafío en la gestión de gran capacidad y la reutilización del espectro.

En este sentido, la competencia es, en principio, algo bueno. La diferenciación entre los competidores estará principalmente en la gestión de los recursos de su sistema satelital para obtener el costo/bps más bajo, mientras se mantiene una buena calidad de experiencia.

También, hay compensaciones financieras a considerar. Si bien un satélite grande con un alto gasto de capital proporciona el costo más bajo por bps, un proveedor necesita llenar esa gran capacidad con usuarios, para que los números funcionen.

Si bien un satélite más pequeño cuesta menos, es menos eficiente en términos de costo/bps, pero es más fácil de llenar o puede enfocarse en un mercado objetivo más pequeño. Los desafíos técnicos son reutilizar el espectro tanto como sea posible, lo cual se logra a través de los muchos y más estrechos haces puntuales y la cantidad de capacidad que se puede manejar a bordo del satélite.

Los consumidores se han acostumbrado a las continuas mejoras en la velocidad y el rendimiento de sus dispositivos —desde teléfonos hasta televisores e Internet—, por lo cual sigue siendo imperativo cumplir con estas expectativas y, al mismo tiempo, mantener los costos prácticamente estables.

Igualmente, se están haciendo esfuerzos en cuanto a la rentabilidad y optimización, no solo en el satélite, sino también en las estaciones terrestres, las redes y los terminales de usuario, para garantizar que los servicios sigan siendo teniendo un valor competitivo.

D esta manera, AXESS, mediante su infraestructura galardonada por la WTA (Asociación Mundial de Telepuertos) y operando cuatro principales telepuertos ubicados en Alemania, México, Colombia, Arabia Saudita y dos telepuertos alternativos en Emiratos Árabes y Perú, ha desarrollado soluciones que son cada vez más rentables e inteligentes en la distribución de los recursos, como el servicio AXcare que optimiza los recursos de la red y permite almacenar y administrar datos de manera segura, con el fin de poder facilitar y apoyar los procesos de toma de decisiones. Veamos algunas de las características de AXcare.


Gestión inteligente de redes (SD-WAN)

  • Administrar las redes WAN a través de algoritmos que le dan inteligencia a la red de la empresa.
  • Balancear los canales principales y/o backups por tipo de aplicación, distribución inteligente del ancho de banda y categoría de contenido.
  • Conmutar los servicios de una WAN a otra, a través de algoritmos de pérdida de paquetes, consumo de capacidad o desconexiones programadas.
  • Separar de manera inteligente el tráfico de datos e internet en dos canales diferentes.


Administrar contenidos (iContent)

  • A través de categorías inteligentes y en constante actualización.
  • Mostrar contenidos de acuerdo con los tipos de usuarios de red, los horarios y la prioridad.


Optimizar el desempeño (QoS Layer 7)

  • Priorizar y controlar los contenidos administrados inteligentemente por categoría, a través de políticas de ancho de banda, número de páginas abiertas por día, horas de navegación, etc.
  • Alcanzar la flexibilidad deseada, aplicando calidad de servicio con beneficios de alto nivel.


Mejorar la seguridad

Proteger la red de la empresa con los algoritmos de los firewalls de nueva generación (NGFW, por sus siglas en inglés).

En AXESS Networks estamos siempre dispuestos a brindarle soluciones clave, a la medida de sus necesidades y de sus requerimientos individuales, sin importar ni el sector económico ni la industria a la cual pertenezca, ni la zona ni las condiciones de operación en las que debamos estar.